miércoles, 10 de diciembre de 2008

El ojo

"Este es el ojo, el ojo sin párpado.
Nosotros somos el ojo...
un ojo de infinitas pupilas, el iris de un ojo nada ciego.

El es el que observa, nuestros profundos deseos,
nuestros odios y pasiones, nuestros placeres secretos...

Este es el ojo hermano.
este es el ojo hermana.

El es el que muestra lo que no muestra el cuadrado a transistores,
lo que matamos, lo que vendemos...lo que escondemos.

Este es el ojo condenado a mirar, sin dormir, a observar...

El es el que ve la ciudad, nuestro feudo
desde abajo, desde las alcantarillas de la reina.
Y desde lo alto las danzas de los grandes señores
que bailan al son de alianzas y traiciones.

Este es el ojo, condenado a mirar, sin dormir, a observar.

Este es el ojo sin párpado.
El iris abierto de infinito.

Devolviendo en sonido lo que ve.
Envolviendo de sonido lo que ve.
Vomitando en sonido lo que ve.

Puede ser que no guste lo que el ojo cuenta...

Abajo donde los recuerdos se pierden,
Las puertas están cerradas.
Los dioses huyeron espantados.
Nadie baja, nadie abre.

Dadme un sueño y moveremos la frustracion del mundo.

Los pasillos terminan todos en mi.
Nacen y terminan en mi.

En algún lugar existe la llave.
(creo)
Que abra las puertas,
o la broma es demasiado macabra."

M. R.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada